Mi historia

Todos hemos recibido consejos de expertos de la salud, sea el doctor y/o nutriólogo, que no hemos podido seguir, cumplir o que simplemente no resuenan con nosotros. Es importante que sepas que no estas solo y a todos nos ha sucedido, sentirte incomprendido al salir de una consulta médica es lamentablemente bastante normal.

Te voy a contar un poco de mi historia con los nutriólogos, cuando comencé a seguir una dieta vegetariana, como todos, estaba buscando hacerlo de la mejor manera, por lo que buscar orientación sobre suplementos y alimentos que debía consumir para no “descompensarme” era lo más lógico. Una amiga me recomendó un doctor que también era nutriólogo, no recuerdo exactamente la especialidad, pero creo que entienden la idea. Hice mi cita muy emocionada y confiada que al salir de ahí muchas de mis dudas se desaparecerían y sería una “buena vegetariana”. Llegué y después de preguntarme algunas cosas acerca de mi vida como con quien vivía, mi familia, etc. me preguntó la razón de mi visita, para no hacerles el cuento muy largo, después de comentarle sobre la dieta vegetariana que había decidido seguir, comenzó a teclear en su computadora nombres muy extraños, cuando tenía varias ventanas abiertas me dijo: todas estas son las enfermedades que puedes adquirir sino cambias tu dieta. -El vegetarianismo no debe ser seguido por los seres humanos, te vas a morir, tu cerebro fallará y yo no puedo permitir eso-. Para este punto yo estaba molesta, consternada y a la vez preocupada, la verdad que soy una persona bastante tímida por lo que no conteste nada jaja aunque también creo que estaba en shock. Posterior a eso su enfermera me peso y tomo medidas. Como resultado de ese proceso de menos de 5 minutos el doctor pudo determinar que mi vegetarianismo estaba encubriendo mi anorexia, me reviso los brazos, ojos, etc. y me dijo: eso en tus brazos parece lanugo y con tu peso! no, no, no… a mi no me engañas veo casos como el tuyo todo el tiempo. En esta parte yo evidentemente ya estaba llorando. Media hora y 900 pesos después me seguía sintiendo tan desinformada como antes y ahora hasta perturbada.

Sinceramente fue una experiencia que me costo mucho digerir, no podía procesar que alguien tuviera tan poco tacto y empatía. Esta persona no parecía reconocer el efecto que sus palabras tienen en el otro, además como psicóloga y de alguna manera también especialista de la salud, pensaba lo peligroso que es dar un diagnóstico con el simple hecho de ver a alguien, sin considerar historia medica, situación, etc.  tal vez sí se hubiera interesado en MI, habría conocido que siempre he sido delgada e incluso de peso bajo, pero también habría descubierto que alguna vez estuve a dieta para subir de peso, que llevaba una rutina de ejercicio bastante saludable, que mi familia no cumple con el perfil de la de una paciente con anorexia, que parte del problema podía estar en los nutrientes que NO estaba consumiendo porque no conocía como hacerlo, que era una niña de 21 años viviendo sola y que probablemente mi dieta no era la más nutritiva. NO SE jajaja cuando empiezas a ver el todo, ahora sí que TODO cambia.

A raíz de esta experiencia fue que me dí cuenta lo importante que es reconocer al otro como lo que es, no como un paciente o un diagnóstico más. Importante también es encontrar la manera correcta de hacer llegar tu mensaje al otro y que la clave, la clave esta en ESCUCHAR para conocer quien esta del otro lado y qué es lo que necesita.

Con estas ideas fui adentrándome más en el mundo de la nutrición a través del vegetarianismo y con la misión de apoyar a las personas que han tenido experiencias como la mía, desde la psicología, idea que fue mutando cuando llegue al programa de coaching en nutrición integral, ahora te apoyo como coach, probablemente en un futuro retome mi carrera en psicología pero por el momento lo veo como una herramienta más para apoyarte a llevar una vida más saludable.

Toda esta historia es para decirte que sí alguna vez te haz sentido o haz tenido una experiencia como la mía con el nutriólogo del infierno jaja llegaste al lugar indicado, como consejera de nutrición y bienestar integral te proporcionaré el apoyo y orientación que necesitas mientras estableces los objetivos que quieres alcanzar y realizas cambios graduales y duraderos en tu estilo de vida. En un ambiente libre de JUICIO.

Estoy aquí para escucharte y ayudarte a explorar la enorme cantidad de información muchas veces contradictoria acerca de cómo se debe construir la salud, para juntos determinar qué es lo que se ajusta mejor a tus necesidades.

Te invito a conocer los programas que manejo para iniciar tu viaje a una vida más sana hoy.

Sí no lo haz hecho, te invito a conocer más acerca de mis programas

RETO DETOX — YOGA DETOXBASADA EN PLANTAS 21 

**Aclaro que no estoy buscando demeritar a los nutriólogos, ni concluyendo que todos son iguales, a pesar mi experiencia reconozco y conozco a muchos que saben escuchar y que son excelentes en lo que hacen, pero como con cualquier campo vamos a encontrar de todo y para todos. Se trata de encontrar al especialista de la salud adecuado para ti. 

Inspirar a otros hacía la felicidad, trae felicidad.