¿Qué es Kéfir?




Es una bebida generalmente láctea (se puede hacer con lechada de coco, almendra o soya) que se ha consumido y asociado a beneficios para la salud por cientos de años, su consumo comenzó en la cordillera del cáucaso pero en la actualidad es un producto reconocido y consumido en varias partes del mundo, en México se le conoce como yogurt de búlgaros.

Para preparar Kéfir se requieren gránulos de kéfir (en México también se les dice búlgaros) y leche entera, 1 cda. de gránulos fermentará hasta 2 tazas de leche aproximadamente.

La cosa es más o menos así: se colocan la leche y los gránulos en un vaso o frasco y se tapa con pedazo de manta de cielo o tela ligera asegurando con una liga para evitar que entren hormigas o bichitos y se deja reposar por 24-36 hrs a temperatura ambiente para permitir el proceso de fermentación, después con la ayuda de un colador de plástico se separan los gránulos de la leche que ahora ya es kéfir – leche fermentada – una vez que haces esto es necesario volver a colocar leche a los gránulos para que estos continúen activos, por su parte el kéfir esta listo para consumo, opcionalmente puedes colocarlo en un frasco cerrado y dejar a temperatura ambiente durante 24 horas más para realizar una segunda fermentación en la que el sabor ácido se neutraliza ligeramente, antes de cerrar el frasco y dejarlo reposar puedes agregar fruta picada o vainilla para infusionar con sabor. Una vez cumplidas las 24 horas se puede consumir o refrigerar, el refrigerar hace que la fermentación se pare o por lo menos que sea más lenta y por lo tanto su sabor ya no varia tanto. Sí usarás leche de origen vegetal el procedimiento es el mismo, evitando usar lechadas de caja y prefiriendo las caseras.

Normalmente se usa leche entera porque como en todos los fermentos las bacterias utilizan el azúcar como alimento y en este caso el azúcar proviene de la lactosa, al consumir las bacterias el azúcar el kefir se convierte por lo regular en un producto que pueden consumir personas intolerantes a la lactosa ya que esta es procesada por las bacterias. Sin embargo muchas personas usan leche deslactosada o semi-descremada para preparar kéfir con éxito, pero al igual que los deciden usar leche de coco/soya/almendra es necesario hacer una fermentación con leche entera ocasionalmente para mantener la salud de los gránulos de kéfir. El tema tener que usar leche entera de forma ocasional puede crear un impedimento de consumo para personas con dietas vegetarianas estrictas, sí es tu caso te sugeriría buscar tíbicos o gránulos de kéfir de agua con los que puedes preparar jugo, agua de coco o agua azucarada fermentada, los beneficios de este tipo de kéfir se tratarán en otra publicación ¡así que atentos!.

Los gránulos puedes comprarlos pero sí conoces a alguien que te pueda regalar ¡mucho mejor! estoy segura que la persona estará feliz de compartirlos contigo, una vez que tienes 1 cucharadita o cucharada de gránulos puedes comenzar y en poco tiempo tendrás cucharadas abundantes de gránulos ya que estos se reproducen, recuerda ir ajustando la cantidad de leche respecto a la cantidad de gránulos.

¿A qué sabe el kéfir?

Es como un yogurt bebible muy líquido aunque se caracteriza por ser más ácido que un yogurt, con la segunda fermentación puede llegar a espesarse y reducir su acidez.  

Este es uno de los alimentos fermentados más fáciles de preparar y con más beneficios comprobados.

Beneficios de consumir Kéfir 

Se le ha asociado en estudios, principalmente, a 7 beneficios: regulador la función inmune, mejora la salud gastrointestinal, agente antialérgico, regulador del metabolismo del colesterol, acelera la recuperación de heridas, propiedades antimicrobianas, propiedades anticancerígenas.

  • Se considera que tiene potencial para prevenir la obesidad al apoyar a la perdida de grasa  y peso.
  • Se considera que puede reducir los niveles totales de colesterol al regular el metabolismo del colesterol.
  • Se ha asociado la presencia de bacterias específicas como bifidobacterium y lactobacillus (contenidas en el kéfir) en la microbiota de niños con una incidencia menor de enfermedades alérgicas más adelante en la vida.
  • Se considera que puede ayudar a modular el sistema inmune e incluso mejorar los síntomas asmáticos y alérgicos. El kéfir y demás alimentos fermentados ayudan a crear variedad-complejidad en la microbiota, estudios recientes han encontrado una relación importante entre sí un niño desarrollará alergias alimentarias y asma con salud de su microbiota.  
  • Se ha observado que la cepa de levadura S. boulardii presente en el kéfir mejora los síntomas de diarrea provocada por la bacteria -clostridium difficile- la cual también puede causar colitis; esta levadura también puede reducir la inflamación, modificar la función inmune y respuesta del intestino en cuadros de infecciones intestinales.
  • En laboratorios se ha observado que las heridas sanan más rápido al aplicarse un gel de gránulos de kéfir.

Muchos beneficios en una bebida que esta al alcance de todos, en mi casa lo consumimos la mayoría con nuestro desayuno (plato de fruta) o en un delicioso licuado lassi (fruta, kéfir y cardamomo).

- Alba


No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.