Caer no es recaer

Hace poco tuve un mal día y lo compartí en mis historias de instragram (@alba.bienestar), lo hice porque muchas veces creemos que no esta permitido tener días malos o cometer errores porque eso implica algo mayor.

 
En mi caso tener un mal día puede indicar que estoy deprimida y mientras que eso me aterra caí en cuenta de algo: una caída no significa una recaída.
 
Sea lo que sea en lo que pensamos que podamos recaer: fumar, comer muchos dulces, tomar lácteos, tomar alcohol, no hacer ejercicio, ansiedad, depresión, etc… tenemos que entender que la perfección no existe y mientras que nuestro deseo puede estar en lograr integrar una vida libre de cualquier cosa que nos haga daño, la realidad es que esto es más complicado de lo que nos gustaría y tenemos caídas aseguradas, que esas caídas se conviertan en una recaída, es otra historia.
 
A veces pensamos que como dejamos el azúcar refinado y comimos un helado ya somos los peores del mundo, porque tenía azúcar, el azúcar es el diablo y entonces infierno asegurado, seguro mañana te vas a levantar y los antojos de un helado no te van a dejar en paz, vas a ceder y de pronto vas a estar comprando un tambo de helado para tu congelador ¡no es así!
 
Tenemos que aprender a ver la vida como un continuo, si caigo lo que importa es como reacciono ante esta caída, es más tenemos que preguntarnos ¿es una caída?
 
Yo no considero caída a las cosas que me traen disfrute (helado) o aprendizajes y un conocimiento más profundo de lo que soy (día malo).
 
Si te caes, que valga la pena, es decir: disfrútalo o úsalo para crecer, pero no quejes, no sientas culpa, no lo veas como una condena… ¡sigue adelante! sigue, sigue, siiiiiigue y pronto descubrirás que no recaíste, es más tal vez ni caíste…
 
Vivamos una vida libre de miedos, culpas y recaídas, vamos siempre hacía adelante 💪

- Alba


No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.