3 estrategias para dejar de criticarte

El otro día subí una instastory (@alba.bienestar) donde les contaba que no había tenido tiempo de desayunar y me sentí mal no tanto por no haber desayunado en si, sino por “fallar”. Esto me dejo pensando en lo fácil que es caer en ese mundo critica que más que ayudarnos e impulsarnos a ser mejores nos detiene.

Lo peor que podemos hacer cuando algo no sale como planeamos o “ideal” es criticarnos ya que esto activa un sentimiento terrible llamado CULPA, que nos lleva a intentar compensar excesivamente lo que paso, a recriminarnos y en general a tratarnos no muy bien; porque claro, si te sientes enojado ¡menos vas hacer las cosas bien! si pienso que soy una tonta, que no puedo, que lo eche a perder, etc.. pues ¿de dónde voy a sacar las ganas, fuerza y alegría para hacer las cosas “bien”? ¡no existe! ¡no es posible! hacer las cosas “bien” debe venir desde el corazón, desde el amor propio no desde la responsabilidad y los debería. Lo primero habla de cuidarte lo segundo habla del EGO.

¿Qué hacer cuando las cosas no nos salen bien (entiéndase bien como no alcanzar cualquier estándar que te hayas puesto)? ¡Simple! tomar 3 acciones, la primera es OBSERVAR no criticar, la segunda es ACEPTAR no buscar culpables (ahora si que lo que paso, pasó) y la tercera es TRABAJAR para ser mejor cada día.

Aplicado a mi ejemplo de no desayunar, pues es muy sencillo, observar se refiere al mero hecho de echarle un ojo a la situación, que en este caso es que porque estar trabajando no desayune ¡se me paso!. Aceptar puede entenderse como el hecho de dejar de echarle la culpa a mi carga de trabajo a mi por no hacerme el tiempo y simplemente reconocer que ya pasó, lo temible ahí esta, aunque me pase el día entero buscando culpables, víctimas y responsables, no puedo cambiar el hecho, así que mucho mejor aceptarlo y ¡p’adelante!. Por último, trabajar se refiere a usar la caída o el error para mejorar, no necesariamente en ese momento, pero si reflexionar sobre lo que pasó y estrategias para ser más asertiva en esa situación, por ejemplo, no comenzar a trabajar sin haber desayunado, ponerme una alarma para desayunar o dejar el desayuno listo la noche anterior en días de mucho trabajo… Se trata de trabajar no para remediar, tapar, solucionar un error sino para aprender y que realmente cualquier cosa que pase (positivia o negativa) se convierta en una catapulta para nuestro bienestar.

Que tengas un maravilloso miércoles y si te sale la voz criticona dile ¡no te necesito! 🙃

- Alba


No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.