3 desodorantes caseros





Tiene ya algún tiempo que le dije adiós a los antitranspirantes y desodorantes comerciales comenzando a preferir alternativas más naturales, he probado varios y hoy te voy a compartir mis 3 opciones favoritas, que me encantan porque además de ser naturales, libres de fragancia, ftalatos, alcohol, parabenos, aluminio, triclosán también son opciones más sostenibles, ya que muchos de los productos orgánicos o con ingredientes más naturales comparten un problema con los comerciales convencionales: el plástico y la cantidad de empaques que terminamos tirando al usarlos; así mismo estos productos suelen ser más costosos, por lo que al preferir las opciones caseras no solo estás cuidando de tu salud sino que también estas ahorrando.

Es importante notar que cualquiera de las opciones naturales, caseras o no ayudan a controlar el mal olor pero no reducen el sudor, tenemos que tomar en cuenta que sudar es de los mecanismos de regulación del organismo y mientras que puede llegar a ser molesto es algo natural.

  1. Bicarbonato de sodio: esta era mi opción favorita cuando vivía en Mérida porque no me hacía sentir pastosa si sudaba y controla muy bien los olores. Simplemente coloca un poco de bicarbonato de sodio en un frasco o recipiente (puedes agregar unas gotitas de aceite de esencial de árbol de té o lavanda) y al salir del baño con los dedos húmedos toma un poco de bicarbonato y úntalo en tus áxilas. 
  2. Piedra de alumbre: mi opción favorita actualmente, no tiene textura, ni olor, es más sientes como si solo te estuvieras embarrando agua pero se absorbe muy bien y controla el olor de manera eficiente, es una opción muy practica y no requiere de un recipiente, simplemente puedes usarla y dejarla sobre una repisa en el baño, para usarla solo tienes que mojar brevemente la piedra bajo el chorro de agua y frotarla en tus axilas.
  3. Desodorante en crema: una alternativa que he comenzado a usar ocasionalmente sobre todo cuando me rasuro o depilo para acondicionar la piel y evitar cualquier tipo de inflamación. Para esto necesitas: 1/2 de taza de aceite de coco, 4 cucharadas de bicarbonato de sodio, 3 cucharadas de maicena, 10 gotas de aceite de árbol de té o lavanda, en un frasco pequeño mezcla todos los ingredientes hasta que se integren en una crema. Para usar toma una cantidad pequeña con tus dedos y aplica. Si no te gusta el aceite de coco puedes utilizar manteca de cacao o manteca de karité, para esto tendrías que derretir a baño maría la manteca e integrar el resto de los ingredientes, por la naturaleza de estos ingredientes el resultado será una pasta dura, por lo que puedes reciclar un bote de desodorante para crear un desodorante en barra.

Si tienes piel muy sensible te recomendaría optar por la piedra de alumbre o el desodorante en crema/barra ya que el bicarbonato de sodio puede ser algo fuerte para algunas pieles y crear irritación, a mi nunca me ha pasado pero definitivamente es algo que sugiero tener en cuenta al momento de elegir, si sientes alguna molestia al momento de aplicar bicarbonato ¡que no cunda el pánico! simplemente enjuaga y aplica aceite de coco.

Espero que encuentres esta información útil…

Esta es una publicación de la serie cambios para una vida más sostenible #cambio02 para conocer otras ideas para una vida más ecológica da clic aquí

 

- Alba


No Comments

No comments yet.

RSS feed for comments on this post.

Sorry, the comment form is closed at this time.